Muestra: 100 años de Cristina Gálvez
Muestra antológica de la escultora peruana se presenta desde el 1 de diciembre, a las 7:30 p.m., en la emblemática galería de la Municipalidad de Miraflores.
Miraflores, miércoles 30 de noviembre del 2016

http://www.miraflores.gob.pe/Gestorw3b/files/img/9958-22851-Retrato CG.jpg

La Municipalidad de Miraflores invita este 1 de diciembre, a las 7:30 p.m., a vecinos y público en general a la inauguración de “Cristina Gálvez: 100 años”, la última muestra del año en la Sala Luis Miró Quesada Garland que se suma a las celebraciones por el centenario del nacimiento de la reconocida escultora peruana.

La exposición reúne piezas inéditas, así como las más significativas de la artista en distintas etapas de su carrera junto a esculturas y grabados de importantes colecciones de arte a nivel local.

Sin duda la pieza más destacada es la conocida serie de grabados “Ajedrez”, conformada por 33 litografías y que pocas veces ha sido mostrada en su totalidad en una sala de arte.

La muestra también expondrá un diario personal y fotografías de la escultora, además de programar una serie de actividades como un acto conmemorativo a la pieza “Caballo de agua”, ubicada en la Alameda Cristina Gálvez (cruces de las avenidas Comandante Espinar y Pardo en Miraflores), una visita guiada y sesiones de mediación.

La temporada irá de martes a domingo, de 10:00 a.m. a 10:00 p.m. hasta el 12 de enero del 2017 en la Sala Luis Miró Quesada Garland (esquina de la avenida Larco con calle Diez Canseco, Miraflores). Ingreso libre.

Sobre “Cristina Gálvez: 100 años”

Proyecto dirigido por Jimena Mora, quien presenta además otras dos muestras sobre esta importante escultora y pintora peruana: “Reinterpretando a Cristina Gálvez” y “En homenaje a Cristina Gálvez”, en salas de Lima.

Sobre la artista

Cristina Gálvez (Lima, 1916-1982) participa en 1951 del Programa Internacional de Arte de Nueva York, logrando posteriormente una importante presencia en galerías y exposiciones alrededor del mundo en las décadas de 1950 y 1960. Su presencia en el medio nacional revitalizó la relación de nuestra plástica con la tradición europea, encontrando en las nuevas propuestas artísticas de la postguerra una reafirmación de sus intereses, pero con un aporte nuevo y una profundización de su trabajo en escultura y dibujo.

A mediados de la década de 1960 comienza su labor como formadora en su conocida Casa Taller de Miraflores. Desde este espacio influyó sobre un gran número de artistas peruanos, pintores y escultores, a lo largo de dos décadas. Tras su fallecimiento se han llevado a cabo exposiciones y retrospectivas en diferentes espacios limeños como el Centro Cultural Ricardo Palma.